Con los Campos Elíseos engalanados con banderas cubanas, el líder cubano ha sido recibido oficialmente esta mañana bajo el Arco del Triunfo en presencia de la ministra de Ecología y Desarrollo, Ségolène Royal, para después reunirse con el presidente galo François Hollande.

Tras el encuentro, está prevista la firma de acuerdos bilaterales y habrá una declaración conjunta a la prensa de ambos presidentes. El presidente cubano acudirá  finalmente a una cena en su homenaje en el Palacio del Elíseo.

En las cercanías del Arco del Triunfo se congregaron miembros de organizaciones de solidaridad con Cuba, ondearon banderas de la isla.

Durante el martes, se reunirá con la directora general de la Unesco, Irina Bokova, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el Presidente de la Asamblea Nacional y del Senado, Claude Bartolone y Gérard Larcher respectivamente, y finalmente con el primer ministro Manuel Valls.

Su presencia aquí responde al viaje de François Hollande a Cuba, el pasado mes de mayo, que fue el primer líder occidental en visitar la isla después del deshielo de sus relaciones con Estados Unidos. Francia, uno de los 10 primeros socios económicos de Cuba, quiere convertirse en su primer aliado occidental y reforzar la presencia de empresas francesas en la isla.

El jefe de Estado encabeza una delegación integrada por Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros; Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores; y Rodrigo Malmierca, titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

También forman parte de la representación Rogelio Sierra, viceministro de Relaciones Exteriores; y Héctor Igarza, embajador de Cuba en Francia.

Anuncios