turistas-capitolio-claucamps_1

Por Leonel Nodal (publicado en Radio Habana Cuba)

Cuba tiene un valioso mercado turístico natural formado por una población residente en el exterior que a finales de 2014 se estimó en dos millones 185 mil (2 185 000) personas.

Esa sola cifra basta para sostener la tesis de los investigadores José Luis Perelló-Cabrera y Laura Llanes-Sorolla de que ese segmento de viajeros debe convertirse, en los próximos años, en principal mercado para Cuba y el mayor generador de ingresos turísticos al destino.

La propuesta puede parecer exagerada a primera vista, pero a medida que uno se adentra en las características de ese “mercado”, insuficientemente estudiado hasta ahora, entiende su extraordinario alcance y perspectiva.

Sin dudas, la rotunda afirmación de que pueda llegar a ser “mayor generador de ingresos al destino” es discutible, pero antes es preciso conocer las cifras y razonamientos que respaldan la investigación de Perello-Cabrera y Llanes-Sorolla.

Tal vez el título dado al enjundioso trabajo académico (Movilidad migratoria y flujos turísticos. Interfaces en el desempeño turístico cubano) esconde el increíble impacto que ya tiene ese universo, raramente abordado como mercado turístico y generador de ingresos.

Los más de dos millones de cubanos que residen actualmente en el exterior representan aproximadamente el 19.4 por ciento de la población total de la nación caribeña, y constituyen una importante demanda turística para el país.

Solo en Estados Unidos, según datos citados por los autores, la cifra de personas que se autodefinen como cubanos es de 1.973.108, de los cuales 1.109.842 son nacidos en Cuba (56.2%).

A fin de evaluar el impacto de esa población en la industria turística cubana, deben tenerse en cuenta ciertos criterios asumidos hoy en estudios turísticos.

Nuevos segmentos de viajeros, ligados a destinos turísticos por lazos de identidad, origen y familiaridad –afirman- se posicionan en el mercado de viajes y turismo a partir de la movilidad migratoria.

Al respecto agregan que “la emigración cubana hacia los países desarrollados, fundamentalmente hacia Estados Unidos y otros países emisores de turismo para Cuba, se convierte en uno de los fenómenos sociales de mayor impacto para el desarrollo turístico”.

Si en la última década –subrayan- la emigración cubana se asentó, en mayor o menor medida, en todos los países desarrollados, que son al mismo tiempo los principales emisores de turismo, a partir de ahora están en condiciones de integrar un segmento de viajeros capaces de realizar los mayores gastos de viaje en su país de origen.

El estudio, que Excelencias News Cuba pondrá a disposición de sus lectores en una próxima edición, aborda las múltiples relaciones entre turismo y migración, apoyado en documentos sobre la evolución de este tema, valiosas tablas estadísticas, y los resultados de varias encuestas.

Esta visión de la contribución de la emigración al desarrollo del turismo -afirman- implica abordar su impacto como protagonista y promotor turístico en sus viajes vacacionales, de visitas a familiares y amigos, y de negocios, lo cual constituye un ingreso importante.

Se considera que esa demanda tiene un gran potencial de crecimiento, asociado en primer lugar, al aumento de la movilidad internacional de la población cubana y a sus características.

Uno de los factores que ha contribuido a esa nueva visión de la población residente en el exterior se deriva de los cambios introducidos en las regulaciones migratorias cubanas con la implementación, a partir del 14 de enero de 2013, del Decreto Ley número 302 del 11 de octubre de 2012, que se aborda en detalle en todos sus efectos.

Un dato de especial importancia para evaluar el potencial de este segmento de mercado turístico

-señalan- es el crecimiento de las visitas en volumen y frecuencia desde mediados de los años noventa, que alcanzó cifras de 300 mil en 2010 hasta más de 736 mil al cierre de 2014, luego de la implementación de la nueva política migratoria.

Los países de procedencia más frecuentes son Estados Unidos, España, México, Canadá, Francia e Italia.

Según un estudio realizado por The Havana Consulting Group respecto a los viajes y las remesas a Cuba, citado por Perelló-Cabrera y Llanes-Sorolla, desde el año 2010 y hasta el 2014 han visitado anualmente a Cuba alrededor de 560 mil viajeros desde Estados Unidos, el 90% de ellos cubanoamericanos.

El estudio confirma que realizan tres tipos de viajes a Cuba: viajes de visita familiar, viajes de negocios y viajes de exploración académica.

A manera de conclusión sostienen que “la emigración cubana conforma un segmento de mercado turístico natural para Cuba, que no tiene carácter coyuntural, ya que para ellos las visitas al país no solo representan una actividad de ocio y descanso, sino que constituyen una necesidad vital, que se deriva de su doble condición de turistas y migrantes”.

A manera de conclusión sostienen que “la emigración cubana conforma un segmento de mercado turístico natural para Cuba, que no tiene carácter coyuntural, ya que para ellos las visitas al país no solo representan una actividad de ocio y descanso, sino que constituyen una necesidad vital, que se deriva de su doble condición de turistas y migrantes”.

Anuncios