Vuelo2Al llegar a Cuba el Papa Francisco recibió una bienvenida unánime y rotunda. El abrazo del viento, simbólico y fehaciente, llevando la acogida de todos los cubanos, presentes allí por encima de las distancias y del tiempo. Tan fuerte fue que el solideo voló al son del revuelo caribeño que ha trascendido a todos los confines en las instantáneas del emotivo momento. Sonrió para todos el mensajero de las buenas causas y en sus palabras reitero lo que adelanto su gesto: “Quisiera que mi saludo llegase a todos los cubanos dispersos por el mundo”.

vuelo3

vuelo 1fcp2vuelo4

Anuncios