Etiquetas

,

A la cabeza de las negociaciones oficiales con EEUU para restaurar los lazos diplomáticos, Josefina Vidal se ha convertido en la cara dialogante y amable del Gobierno cubano en un proceso de deshielo que dio hoy un paso fundamental al oficializarse la de ambos países de intercambiar embajadas.

La directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de Cuba ha encabezado el equipo de negociadores de la isla en las cuatro rondas de conversaciones que su Gobierno ha mantenido con el de EEUU para normalizar los vínculos diplomáticos, rotos en 1961, lo que ha elevado considerablemente su figura.

La imagen de Vidal, flanqueada por las banderas cubana y estadounidense, en esas reuniones o en conferencias de prensa al término de cada uno de esos encuentros se ha hecho casi habitual para los cubanos en estos meses, junto con varias entrevistas en la televisión oficial para explicar los avances y dificultades en la normalización de las relaciones entre los dos países.

Educada, cordial y dispuesta a responder indistintamente en español o en inglés en sus intervenciones ante la prensa, nunca se ha salido del discurso oficial, basado en destacar los obstáculos del proceso de distensión con EEUU, que será “largo y complejo”.

El tono didáctico ha caracterizado sus intervenciones televisivas en la isla para desgranar las trabas a que se enfrenta el levantamiento del embargo a la isla, las prerrogativas ejecutivas que el presidente de EEUU, Barack Obama, todavía puede usar para aliviarlo, o las posiciones de cara a la reapertura de embajadas.

Más allá de los temas concretos de la negociación, Vidal y su colega estadounidense, la subsecretaria de Estado de EEUU para Latinoamérica, Roberta Jacobson, han sido las encargadas del difícil reto de encontrar un lenguaje común y un ambiente de entendimiento inédito para dos países con más de cinco décadas de enemistad a sus espaldas.

“Una de las cosas más importantes es que en este proceso ha habido que construir confianza y mutuo entendimiento”, destacó en este sentido el exdiplomático cubano Carlos Alzugaray en declaraciones a Efe.

Vidal y Jacobson han sido personajes principales en un proceso que en medio año ha logrado avances significativos para la distensión diplomática: la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo; recuperar los servicios bancarios para la legación cubana en Washington y, el más significativo, la reapertura de las respectivas embajadas.

Josefina Vidal, licenciada por el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú, es diplomática cubana especialista en Estados Unidos: fue la primera académica e investigadora principal sobre el tema del Centro sobre EEUU de la Universidad de La Habana.

Tras trabajar en la embajada de Cuba en Francia entre 1990 y 1997, fue nombrada en La Habana especialista principal de la Dirección de América del Norte de la Cancillería.

Gran conocedora del “vecino del norte”, entre 1999 y 2003 ocupó el cargo de primera secretaria de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

En 2004 fue nombrada subdirectora de América del Norte en el Minrex y desde 2012 ejerce como directora general para esa zona, desde dónde se ha ocupado de pilotar el acercamiento entre Cuba y EEUU, que pondrá fin al último rescoldo de la Guerra Fría en Latinoamérica.

Cuba y Estados Unidos comunicaron hoy que han llegado a un acuerdo para restablecer sus relaciones diplomáticas con la apertura de embajadas en Washington y La Habana, un anuncio que se oficializó con un intercambio de cartas entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

El Gobierno de Cuba anunció además que la apertura de su sede diplomática en Washington será el 20 de julio, con una ceremonia que estará presidida por el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Anuncios