EEUU-Latinoamerica

Por Ramón Bernal Godoy

Después de escuchar las palabras del presidente de Ecuador Rafael Correasobre los avances reciente de laultraderecha latinoamericana me dispuse a navegar enInternet en busca de hechos e informaciones que me permitieran profundizar al respecto. El resultado de mi esfuerzo me confirmó la percepción del presidente ecuatoriano y otro elemento archiconocido: el control que ejerce el gobierno estadounidense sobre esa derecha, son ellos, los señores de Washington, los que planifican, coordinan e instruyen cada paso a dar en aras de liquidar un movimiento de izquierda que genuinamente tomó un “segundo aire” con el accionar de un líder histórico, Hugo Rafael Chávez Frías.

Es perceptible, la guerra que hoy Estados Unidos dirige en América Latina no es la guerra burda de un Plan Cóndor, se trata de un intento desesperado de desmontar y dejar sin “valores” a los que nos aferramos a un ideal de izquierda, se trata de hacer prevalecer el consumo y el fracasado modelo neoliberal como máximo exponente y requisito absoluto de un porvenir próspero, se trata de “confundir” naciones enteras con la tesis de que no existen izquierdas ni derechas sino solo “pueblo”, para así eliminar un vocablo que resume toda una clase social “izquierda” y terminar enterrando las categorías de pensamiento y acción que esa clase y ese movimiento representan.

A lo largo de mi vida he visto desfilar disímiles estrategias de dominación yanquis, pero estas que implementan hoy en día no podemos dejar de calificarlas como “peligrosas” y “bien estructuradas”. El “Norte revuelto y brutal”, como lo calificó José Martí, se empeña en sustituir las bombas en cualquier “oscuro rincón” por un “sutil” aprovechamiento de lasTecnologías de la Información (TIC) para a través de ellas fabricar el descrédito de los líderes de la izquierda, implementar una guerra de cuarta generación e inmiscuirse en el proceso electoral de determinado país, y de todo esto ejemplos recientes sobran, no lloveré sobre lo mojado, VenezuelaEcuadorNicaraguaBolivia, y hasta Colombia, son algunos de ellos.

Y es precisamente el caso colombiano el que les traigo a colación con un interesante artículo que encontré en Internet, exactamente en el sitiohttp://www.avanzarcolombia.com y el cual viene acompañado de una foto que habla por sí sola. En la misma aparece el ex mandatario Álvaro Uribe y el exsubsecretario de EstadoRoger Noriega, nada más claro, el propio artículo lo explica, Washington manda y Uribe le representa en ese hermano país. Uribe es el instrumento que lo mismo cumple instrucciones como que las traslada, y es precisamente esa última función la que ejerce conOscar Iván Zuluaga, candidato que se enfrenta al presidente Juan Manuel Santos en segunda vuelta.

(Ambos personajes; Noriega y Uribe, resumen dos amenazas a nuestra región: Fascismo yGolpismo).

Les dejo con el artículo, pero no sin antes llamar la atención que el tercer sujeto que aparece en la foto es Jorge Luís García Pérez, alias Antunez, el contrarrevolucionariocubano que junto a una decena de asalariados de su mismo origen se discuten el “cargo” de Uribe para Cuba, es decir “máximo representante de los intereses imperiales” en la isla, solo que en este caso el propio gobierno norteamericano, a través de las revelaciones dewikileaks, hizo saber al mundo que no son tan “ciegos” ni están tan “equivocados” como repetidamente demuestran, que están conscientes que los mercenarios cubanos no representan ni tienen conexión con la inmensa población de este archipiélago, que los Antunez y compañía no son un Álvaro Uribe ni Cuba es Colombia, ellos, los gringos, les pagan por un servicio, justo como Roma hacía con sus traidores, pero en este caso con años de derrota y sin esperanza real de victoria alguna*.

Anuncios