Etiquetas

Por: Julio E. Suárez

Tomo prestado para el título (y me excuso) con Don Ramón Menéndez Pidal ese gran maestro español de la filología que hizo una genial recopilación de romances que a su vez recogieron la tradición de los cantares de gesta del siglo XIV.

Los romances “son recitaciones de carácter épico-lírico, en general breves, compuestas originariamente para ser cantadas o recitadas al son de un instrumento”.

Como se verá, lo que nos ocupa, no tiene nada de romance épico – lírico. Por el contrario más bien tiene de trapisonda oculta y juego sucio.

Origen del ZunZuneo

ZunZuneo es la denominación de un operativo encubierto llevado a cabo durante dos años cuyo objetivo era montar una red social con fines políticos desestabilizadores en Cuba.

“Casualmente” poco antes de que comenzara el mismo fue detenido en Cuba (y permanece en tal condición) el Sr. Alan Gross quien trató de instalar redes de uso no comercial con el mismo fin. Dadas las múltiples pruebas en su contra, el gobierno de los EUA no pudo montar ninguna campaña mediática masiva “por la libertad de un ciudadano inocente preso en forma injusta” y no ha tenido más remedio que guardar silencio sobre este asunto… y preparar otro plan con más cuidado en sus fuentes de financiamiento y pasos evolutivos.

Para financiarlo se recurrió a fondos ocultos de la inefable e impresentable USAID (sigla en inglés que significa Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) con la idea de disimular el financiamiento tras un intrincado laberinto de empresas pantalla, con el fin de crear un “twitter cubano” para telefonía celular. Al principio daría noticias deportivas y un servicio muy barato para SMS para captar suscriptores. Una vez logrado este primer objetivo, se pasaría a enviar mensajes y convocatorias de tipo político; al estilo de lo hecho en Ucrania y en los países del Medio Oriente con la llamada “primavera árabe”.

 Antecedentes

Si nos propusiéramos bucear en los antecedentes de la injerencia estadounidense en el mundo – o aunque más no fuera en A. Latina y el Caribe – en tanto herederos del Imperio Británico luego de la 2ª Guerra Mundial, habría que hacer un libro de varios tomos.

Digamos simplemente en lo que respecta a nuestro continente, que fue el laboratorio de la aplicación del neoliberalismo en tanto estrategia global de dominación imperialista; y los golpes de estado de corte fascista de los años 70, fueron la condición necesaria para poder instaurarlo y afianzarlo luego con los llamados Documentos de Santa Fe a partir de los años 80.

A modo de ayuda memoria simplemente repasemos algunos de los antecedentes más recientes:

¿Recuerdan el llamado Plan Patriota, por el cual se autorizaba al gobierno de los EUA a controlar las comunicaciones de los ciudadanos de su país, luego cubierto por un piadoso manto de silencio?

¿Qué fue sino la antesala del escándalo del pasado año con el descubrimiento del espionaje telefónico descarado a líderes políticos y primeros mandatarios de los principales países del mundo incluyendo a sus “aliados y amigos”, que suscitaron entre otras las duras reacciones de Ángela Merkel y Dilma Rousseff (que sigue esperando por las explicaciones del Sr. Obama)?.

Las condiciones del presente

Desde finales del siglo pasado y en lo que va del presente, las condiciones políticas internacionales – en el marco del agravamiento de la crisis estructural capitalista – están variando en gran parte de un mundo que va dejando de ser unipolar.

Por lo antedicho, los EUA ya no pueden ejercer su poder hegemónico de la misma forma en todo tiempo y lugar.

Hoy deben alternar la presencia militar directa – cada vez más resistida e ineficaz – con la indirecta de llevar adelante una estrategia de cerco por medio de acuerdos con “gobiernos aliados” para instalar o utilizar bases militares en una eventual hipótesis de conflicto. Esta intención se revela claramente para con Rusia y China llevando a un peligroso extremo las tensiones en toda la región.

Pero tampoco podemos pasar por alto el reciclaje de la presencia de la IV Flota del Atlántico y el guiño hacia la presencia de submarinos nucleares británicos en nuestros mares del sur.

Toda esta estrategia más convencional o “dura” se complementa con otra que podríamos llamar “blanda”, aplicada desde hace varios años. Baste recordar el inicio de la intervención en Irak durante la cual los bombardeos sobre Damasco se presentaban por televisión ante “la platea mundial” como un video juego en el que se mostraba la pantalla de comando de misiles del piloto por la cual se ubicaba el objetivo a destruir. Como en el video juego, no había sangre ni cadáveres; sólo “objetivos alcanzados”. Sólo faltaba otorgarle puntos al jugador…

Era la forma de irnos subliminalmente insensibilizando, anestesiando- en definitiva idiotizando – ante el horror de una masacre sobre objetivos civiles; o sea SOBRE SERES HUMANOS INDEFENSOS, eufemísticamente clasificados como “lamentables pero inevitables daños colaterales”.

Esto se ha complementado últimamente con los ataques con “drones” buscando similar objetivo de apreciación lúdica.

Para finalizar digamos que operativos encubiertos como este “ZunZuneo” que no pudo ser (por ahora, pero vendrán otros), están al servicio de la llamada estrategia del “golpe de Estado suave” ideada por Gene Sharp, politólogo estadounidense, en un ensayo titulado “De la dictadura a la democracia” publicado a fines de los años 90 del siglo pasado, consistente en cinco pasos sucesivos (“ablandamiento”, “deslegitimación”, “calentamiento de calle”, “combinación de formas de lucha” y finalmente “fractura institucional”) sobre la cual no me detendré, ya que ha sido detallada muy a menudo últimamente.

En síntesis, de lo que se trata es de avanzar en nuestra integración de pueblos y gobiernos por medio de los organismos que estamos construyendo, no sólo para hablar con una voz común propia y potente en los organismos internacionales, sino para dar la pelea por la democratización de los medios de comunicación, de la Internet, como planteara la Presidenta Dilma Rousseff.

Democratización que sólo será viable si creamos nuestra propia tecnología y rutas físicas de comunicación sin depender en particular de los servidores informáticos de las metrópolis.

Y en general fortaleciendo nuestro Banco del Sur para independizarnos de sus “agencias de ayuda para el desarrollo” y decirles fuerte y claro: “no gracias, ya estamos grandecitos para desarrollarnos solos”.

Sólo así evitaremos clavarnos las espinas de “flores nuevas” pero que son de romances viejos.

 

 

Anuncios