20140225_Solidaridad

Cincuenta organizaciones políticas de España, entre partidos y movimientos de Solidaridad, hicieron público este martes  un comunicado en el que expresan su rechazo a las prácticas terroristas y agresión fascista a la que ha sido sometida  la mayoría de la población venezolana, por parte de grupos de la ultraderecha que durante semanas han mantenido una actitud insurreccional como parte de un Golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Venezuela.
Pedro Barea, de la Plataforma Bolivariana de Solidaridad con Venezuela en Madrid,  Frank Pérez, Secretario Federal de Relaciones Internacionales y Cooperación de Izquierda Unida y Luis Pérez, de la Asociación Playa Girón fueron los voceros que hicieron público el pronunciamiento que se suma a una veintena de documentos de apoyo al gobierno bolivariano y en repudio a la agresión contra el proceso.
“Queremos denunciar la actitud de la derecha venezolana, que está girando hacia la extrema derecha y que está dando un salto cualitativo en sus estrategias de ataque al gobierno bolivariano de Venezuela,  pasando por el uso de la violencia, ahora con métodos más violentos, y desconociendo a  un gobierno que ganó legítimamente las elecciones,”, dijo Frank Pérez, Coordinador de Solidaridad Internacional de Izquierda Unida.
Para el vocero de Izquierda Unida, esa violencia no es casual, “surge de una nueva derrota política de la derecha venezolana, que perdió las elecciones municipales el pasado mes de diciembre. Les ha bastado solo un mes y medio para no aceptar en definitiva esa derrota política y para cambiar de estrategia, de forma equivocada, porque por un lado les va a conducir a una condena muy clara de la opinión pública internacional y por otro lado de los países del Alba, del Mercosur, de Unasur, porque afortunadamente Venezuela no está sola. “En Venezuela, acotó el dirigente español,  hay una derecha que tiene el dilema siguiente: elegir entre una opción democrática que es aguantarse cuando pierde las elecciones y por tanto acumular fuerza política, hacer su trabajo, plantear alternativas políticas a lo que el gobierno de Maduro plantee, u optar por una vía violenta de ultraderecha que todavía tienen tiempo a frenar, “nosotros creemos que se han metido por esa deriva de una forma desesperada porque no aguantan democráticamente tantas derrotas electorales, primero con el presidente Chávez y ahora con el presidente Maduro”.
Por su parte Pedro Barea, aseguró que los movimientos sociales de Solidaridad de España y todos los colectivos de izquierda están  convencidos “de que el pueblo de Venezuela está con el presidente Maduro, lo han demostrado las elecciones de diciembre, en el que vencieron contundentemente las fuerzas bolivarianas. Lo que claramente quieren evitar es que la Revolución Bolivariana se consolide y siga avanzando y que Maduro siga representando el liderazgo que el presidente Chávez tenía. Por tanto todo nuestro apoyo a la Revolución Bolivariana, todo nuestro apoyo al presidente Maduro en esta situación compleja, en el Movimiento de Solidaridad apoyaremos a Venezuela hasta siempre”.
Acerca de las declaraciones de voceros de la Unión Europea, Barea  aseveró que se trata de “una extensión de la injerencia imperialista, siempre escudándose en la presunta defensa de la democracia. Lo que se está fraguando es una injerencia porque Venezuela como Revolución plantea serias inquietudes al capitalismo, en tanto que es un ejemplo de que las cosas se pueden hacer de forma diferente que volcando todos los problemas en las clases trabajadoras del país”.  Barea también recordó que “hay un objetivo sobre Venezuela y es el control petrolero. Particularmente EEUU quiere evitarse un costoso traslado del petróleo desde Oriente Medio”.
Para finalizar calificaron de “siniestro el papel que están jugando los medios de comunicación social contra el pueblo de Venezuela”, al ocultar la verdad tanto interna al país como al mundo entero y llegar al extremo de difundir información falsa. “La Revolución Bolivariana es un modelo alternativo, en el que cualquier pueblo del mundo puede mirarse como en un espejo y ver que la realidad puede organizarse de otra forma, entonces esto contraviene directamente a los intereses del capital. Los medios de comunicación son propiedad de ese capital y evidentemente juegan su papel, está clarísimo”, apuntó Barea.

Anuncios