Al conmemorar sus 55 años de Revolución, la nación cubana renueva sus esfuerzos por la unidad regional.

Enero de 2014 marca el inicio de año para Cuba con un gran compromiso continental: la realización de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con sede en el recinto ferial de Pabexpo, en esta capital.

Como parte de la agenda, se organiza para los días 29 y 30 del próximo mes la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno, el segmento de más alto nivel de la cita, el cual estará precedido de los encuentros de trabajo que corresponden a coordinadores y ministros de Exteriores.

El evento se desarrollará en el contexto de las celebraciones por el natalicio de José Martí –en su aniversario 161-, Héroe Nacional cubano y Apóstol, también, de la independencia de Nuestra América.

La Celac es la primera organización que agrupa a los 33 países independientes del área, sin la presencia de Estados Unidos; y su creación fue valorada por Fidel Castro, líder histórico de la Revolución, como el suceso institucional más importante de la región en un siglo.

Cuba asumió en febrero de 2013 la presidencia pro tempore, después de Chile, primer Estado al frente de la Comunidad, durante un año, y con un intenso trabajo a favor de la institucionalidad de ese instrumento político.

De igual manera continuó los esfuerzos por hacer avanzar la integración regional y el papel internacional de la Celac, que deberá convertirse en el interlocutor de América Latina y el Caribe ante el mundo.

Cuba cederá el mandato a Costa Rica en la Cumbre de La Habana, momento que completa el ciclo de la Troika inicialmente acordada, la que se amplió con la inclusión de Haití, en representación del Caribe, bajo la aprobación de las naciones miembros.

Aunar voluntades, resolver diferencias, y trabajar por la solidaridad y la cooperación en bien de los pueblos, son objetivos claves de ese mecanismo.

Ello implica un proceso largo, gradual y de grandes retos, pero permitirá afianzar el concepto de unidad en la diversidad, y el compromiso con un destino común.

Los 33 Jefes de Estado y de Gobierno habían convenido la creación de esa organización en la Cumbre de la Unidad en Cancún, México, en febrero de 2010.

Finalmente la iniciativa se concretó el tres de diciembre de 2011 en Caracas, Venezuela, nacimiento en el que tuvo un rol decisivo el Presidente bolivariano Hugo Chávez, infortunadamente fallecido este 2013.

El surgimiento de la Celac marcó un hito en el proceso de madurez política que vive la región, el cual avanza desde el 2008, con la convocatoria de Brasil a una cumbre que reunió, por primera vez, a los mandatarios de toda el área.

FUENTE: Ana Ivis Galán García, AIN.

Anuncios