huelga_basura_sevilla_msn-672xXx80

El basurero en que se ha convertido Madrid ofrece la viva imagen de la decadencia política española incapaz de conectar con su base social y de devolverle cuanto le ha quitado mediante engaños, manipulación y sometimiento. Sin voluntad para el consenso desaparecen las soluciones pese a que la inmundicia aflora en grandes cantidades evidenciando lo que subyace en las decisiones ajenas a la ética o al compromiso asumido en las urnas. El poder ejercido al margen de las necesidades  va mostrando sus corrupciones y su complacencia con las élites que van desechando como inservibles a segmentos de un capital humano que se resiste a acatar reformas numéricas desencadenantes del despojo de derechos esenciales. Frente a la exclusión surgen las reacciones transversales con unos protagonistas que se exhiben en mareas ciudadanas sin enarbolar consignas partidistas. Lo que provoca sus oleadas son las reivindicaciones colectivas que tanto disgustan a quienes desgobiernan en España. En ese contexto basureros de Madrid han puesto en jaque a su alcaldesa con lo que tienen. Los desechos siguen acumulándose por la huelga indefinida ante el propósito de echar a mil trabajadores y de reducir en el 40% el salario de quienes queden. En la gran ciudad los habitantes sortean como pueden el espectáculo recurrente en sus calles mostrando hasta qué punto puede llegar la suciedad actual en España.

Anuncios