mariel-2

La región del Mariel al oeste de La Habana tiene otra dimensión  dentro de los propósitos de reanimación económica nacional. Un ambicioso movimiento inversionista en ciernes presenta al enclave portuario en un contexto priorizado para las oportunidades que ya promueven en su oficina reguladora de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM). A propósito de la XXXI Feria Internacional de La Habana abrió sus puertas a la exploración de los interesados.

Para potenciar las ventajas estratégicas de un enclave geográfico que facilita los flujos comerciales en cualquier dirección se han modernizado las instalaciones de carga y descarga a lo largo de 2000 metros del muelle portuario que puede acoger a buques de gran calado y almacenar cada año unos tres millones de contenedores.

La magnitud del puerto dinamiza las posibilidades económicas del entorno local a la vez que repercuten en el ámbito nacional. Nuevas opciones de empleo y el estímulo a las exportaciones son algunas de las ventajas que han viabilizado el proyecto en el que de momento se han invertido 900 millones de dólares con una decisiva apuesta brasileña de 640 millones.

Se prevé que los primeros inversionistas inicien sus operaciones en el 2014 en esa zona de libre comercio. En el caso de China, segundo socio económico de Cuba,  las conversaciones bilaterales se suceden para la instalación de industrias y concesionarios.   El Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional está incentivando a firmas del sector privado y estatal a establecer proyectos conjuntos en Mariel, según Ma Kequiang, consejero de la embajada china en La Habana, citado por la prensa cubana. Y es que Mariel dispondrá de una zona franca donde las fábricas nacionales o extranjeras podrán producir para otros mercados.

La Autoridad Portuaria de Singapur (PSA) gestionará la terminal de contenedores que se convierte en el centro de carga más importante de la isla. Diversos medios coinciden en que  la estrategia o logística será convertir a Cuba en el puerto concentrador de las cargas asiáticas para el Atlántico.

El gran proyecto del Mariel no concluirá hasta el 2022. Se prevé entonces que también contará con facilidades para el desarrollo y la exploración de petróleo en aguas profundas cubanas.

Anuncios