La región latinoamericana encabeza el progreso global hacia una mayor paridad en materia de igualdad económica y participación política, revela hoy  el Foro Económico Mundial  basándose en el informe The Global Gender Gap Report 2013. La brecha de género en América Latina y el Caribe se ha cerrado en un 70% en 2013, porcentaje superior al de cualquier otra área geográfica, puntualiza el documento.

“Nicaragua sigue siendo el país más avanzado de la región en cuanto a igualdad de género, ocupando el 10º lugar en el índice mundial. Además ocupa el 5º lugar mundial en el pilar de participación política”, añade el análisis que sitúa a Cuba como el país del orbe que tiene el mayor porcentaje de mujeres en el parlamento.

A nivel mundial Nicaragua, Cuba, Ecuador y Bolivia ocupan posiciones aventajadas en relación con España, Francia e Italia gracias a los resultados de inversiones destinadas al acceso femenino a la salud y la educación. “Tanto dentro de países como entre países hay dos vías claras a seguir para avanzar hacia la igualdad económica de género, en las que la educación hace las veces de acelerador. En el caso de los países que proporcionan esta inversión básica, la incorporación de las mujeres en el mercado laboral es la próxima frontera de cambio. Y en el de aquéllos que no han realizado inversiones en la educación de las mujeres, eliminar este obstáculo es esencial para la vida de las mujeres y para el vigor de las economías”, dijo Saadia Zahidi, co-autor del informe y Jefa del Programa de Mujeres Líderes y Paridad de Género.

El informe clasificó a Islandia como el país de mayor igualdad del mundo por quinto año consecutivo; junto con Finlandia (2º), Noruega (3º) y Suecia (4º), que ha cerrado ahora más del 80% su brecha de género.

El índice de The Global Gender Gap Report evalúa 136 países, que representan más del 93% de la población mundial, en cuanto a la buena distribución de los recursos y a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. El informe evalúa el alcance de la brecha de género en cuatro aspectos:

• Participación y oportunidades económicas – remuneración, participación y puestos de trabajo de alto nivel de especialización

• Educación – acceso a niveles de educación básicos y superiores

• Empoderamiento político – representación en las estructuras de adopción de decisiones

• Salud y supervivencia – esperanza de vida y proporción entre sexos

Fuente: http://www3.weforum.org/docs/WEF_NR_GGGR_LatinAmerica_Report_2013_SP.pdf

Anuncios