deuda1

En España todos deben.  Ni siquiera quienes lo han evitado escapan a esa realidad. En el 2014 cuanto produzca el país en bienes y servicios, su Producto Interior Bruto,  toda su riqueza, será equivalente a la deuda pública acumulada. Una espiral que el próximo año obligará al estado a reeditar en los mercados emisiones ascendentes a 243.888 millones de euros en bonos, letras y obligaciones comprometidas con el mejor postor. Solo por intereses habrá que pagar  36.590 millones de euros que representan el 3,5% del PIB.

El año en el que el adeudo ibérico superará el billón de euros los presupuestos evidencian lo que el gobierno enmascara. El 54,6% de las partidas estarán destinadas a pagar pensiones, a mitigar con subsidios a los desempleados y a servir a la deuda. La inversión pública caerá en un 7%.

Los parados seguirán siendo muchos. En el 2014 el desempleo solo disminuirá en siete décimas de los casi seis millones de personas sin trabajo ahora y gracias a los contratos flexibles, es decir, a tiempo parcial.  El dinero para educación sigue siendo un 24% menor que en 2011 aunque en relación con el actual año, el presupuesto pasa de 1.944 millones 2.150.

Entre los más perjudicados están los dependientes que sufrirán un recorte de casi el 47% en sus prestaciones. Los pensionistas perderán en 1,25% su nivel adquisitivo.

Así son los presupuestos de la “recuperación” como tramposamente los llama el gobierno.  Izquierda Unida los identifica como los presupuestos de las tres pes: paro, pobreza y pesimismo.

Anuncios