Rafael Correa, presidente de Ecuador, recibió el apoyo de miles de emigrantes ecuatorianos que  abarrotaron el Palacio de Vista Alegre en Madrid. Desde allí envió un mensaje de respaldo a su homólogo venezolano Nicolás Maduro. “No dejaremos que el golpismo y la injerencia externa consigan lo que no han podido en las urnas”, subrayó Correa.

En España la delegación ecuatoriana revivió el rotundo éxito de las últimas elecciones el 17 de febrero. La Revolución Ciudadana liderada por Rafael Correa, recibió el voto del 85 por ciento del medio millón de emigrantes residentes en territorio español. El éxodo, recordó el presidente ecuatoriano, se evidenció a partir de 1999 cuando el gobierno neoliberal de la época propició un espolio financiero bajo el falso mito de la “autoregulación” de los mercados. La crisis entonces llevó a la quiebra a 16 bancos ecuatorianos y las medidas de castigo cayeron sobre la sociedad, hasta el punto de la congelación de sus depósitos. Aquella crisis, enfatizó Correa, fue similar a lo que acontece hoy en Europa.

Alrededor de 15 mil ecuatorianos viven en territorio español el drama de los afectados por las hipotecas como consecuencia de la pérdida de empleos y de ingresos.  Para proteger sus derechos los emigrantes ecuatorianos tienen dos asambleístas –diputados- que les representan en la Asamblea Nacional. Uno de los resultados es el apoyo a los hipotecados mediante asesoría y representación legal. Los primeros mil casos están en estudio y ya hay 80 en la fase final de instrucción.

“Ustedes no están solos”, aseguró el canciller Ricardo Patiño. A través de la Secretaría Nacional del Migrante, la embajada y los consulados establecen las coordinaciones para los ecuatorianos que desean volver a su país. Varios programas garantizan el regreso de profesores, médicos, enfermeras. Uno de los  proyectos favorece a cooperativistas en España con experiencia en técnicas de cultivo. Recibirán tierras en Ecuador para que inicien una nueva vida.

El renacer ecuatoriano explica los resultados de las últimas elecciones y con ellos las expectativas alentadoras del resto de la región. El país andino tiene hoy un proyecto político con apoyo popular contundente. “Tenemos total legitimidad democrática en toda la nación”, expresó en Madrid Rafael Correa quien también recibe el respaldo de los emigrantes en Valencia donde el voto a su gobierno alcanzó el 90 por ciento.

Anuncios