ejecutiva pp

Aún es poco para lo que pudiera ser. La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) subraya el declive del Partido Popular en intensión de voto y aquellos 12,7 puntos que lo separaban del PSOE en las elecciones generales de noviembre del 2011 se reducen a 4,8 en enero de 2013; antes de que se conociera la supuesta repartición a la cúpula del partido de sobresueldos por el imputado y su ex tesorero, Luis Bárcenas. Se entiende que si la encuesta fuera a fecha de hoy, los escándalos por corrupción incidirían más negativamente sobre la imagen interna del gobierno y su partido al que lo de “popular” se le desvanece. De momento el vendaval no amaina. A la ministra de sanidad Ana Matos le siguen apareciendo viajes, regalos y fiestas facturados por quienes hoy encabezan la trama Gürtel que repartía dinero mal habido a sus benefactores. El financiamiento público robado se infiltraba en los jolgorios de las celebridades del PP y los inunda ahora de bochorno.  En los corrillos aparece insistentemente la partida de  4, 680 euros en lanzamiento de confeti durante un cumpleaños del ex marido de Ana Matos, ex alcalde de Pozuelo de Alarcón e imputado en el clamoroso caso de corrupción. Ante la fiscalía anticorrupción comienzan las declaraciones de personalidades del partido como Luis Bárcenas y el exdiputado Jorge Trías Sagnier quien afirma lo que el otro niega, que sí recibió sobres con dinero negro y que era una entrega habitual a diversos cargos del PP entre 1990 y 2010. A la par surgen sospechas de que no solo Bárcenas se aprovechó de la amnistía fiscal del gobierno para blanquear millones de euros. El juez Pablo Ruz investiga a otros implicados en la red del caso Gürtel bajo la sospecha de que también lavaron aprovechándose de lo que al parecer devino en un coladero para defraudadores.

En medio del vapuleo que sufre el PP su presidenta en la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se alza como redentora. Clama por una regeneración política, pide la transformación de la Ley Electoral para que incluya listas abiertas y promueve que sean otros los procedimientos en la concesión de proyectos públicos a las empresas con el propósito de eliminar el fraude en las adjudicaciones. La ex presidenta de la Comunidad de Madrid esta eufórica. Vive una especie de segunda oportunidad ante la debacle que amenaza al presidente Mariano Rajoy. Su mutismo frente a los medios de comunicación, contrasta con la presencia cotidiana de Esperanza Aguirre siempre dispuesta a declarar y a venderse como opción “renovadora” del país. Al carril que pide transformaciones se han subido públicamente  el expresidente José María Aznar y el exministro de industria Josep Piqué. La actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal les ha contestado que en época de ellos también tendrían que haber hablado de regeneración.

Los españoles no aprueban a su gobierno. El ministro de cultura y educación, José Ignacio Wert es el político menos valorado con 1,95 puntos y la nota del presidente Mariano Rajoy es de 2,81.  Solo queda añadir que la percepción de la situación política por parte de los ciudadanos continúa empeorando y es calificada como mala o muy mala por un 77,4% de los encuestados por el CIS.

Anuncios