La Victoria Estratégica

En el pensamiento y quehacer de la historia de Cuba las vidas de José Martí y Fidel Castro  explican la continuidad de los acontecimientos imprescindibles hasta llegar a la victoria. Exiliado en España el apóstol curó las heridas del presidio y maduró su pensamiento para volver a la guerra necesaria en la isla y morir por ella. Fidel en México, tras salir de la cárcel en la entonces Isla de Pinos, preparó la expedición del Granma. La azarosa travesía de los revolucionarios por el Golfo y la Sierra Maestra no cesó hasta lograr el triunfo creador del sueño de Martí. Símbolos de este hacer consecuente revivieron en el Ateneo de Madrid, escenario habitual de los pensadores más avanzados desde su fundación en 1835. Fue un lugar frecuentado por José Martí durante su andadura por Madrid y en el 160 aniversario de su natalicio, los libros de Fidel sobre la victoria y la contraofensiva estratégicas fueron presentados con mucho público en el Auditorio del Ateneo. Ediciones Akal publica en un solo volumen ambas obras: “La Victoria Estratégica” y “La Contraofensiva Estratégica”. Son 864 páginas de los hechos que durante 1958 concluyeron con la entrada victoriosa del Ejército Rebelde en Santiago de Cuba el 1 de enero de 1959.  Los protagonistas de la gesta cuentan la historia y la reproducción de documentos acredita al detalle las principales batallas.

José Luis Centella, Secretario General del Partido Comunista de España, al compartir sus impresiones sobre la obra valoró que “el gran triunfo de la Revolución no lo fue solo por derrotar a una dictadura sino también por construir una sociedad íntegra”. Centella condenó el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. Lo considera un lacerante atentado a la plenitud del pueblo cubano. Subrayó que el gobierno español no debe limitarse a votar contra semejante cerco en las sesiones de Naciones Unidas, además debe exigirle al gobierno norteamericano el fin inmediato de su política anticubana.

La periodista cubana Katiuska Blanco expuso que “fundar el sueño de Martí fue el anhelo de la guerrilla liderada por Fidel” quien en el 2009 hilvanó sus recuerdos a través de los mensajes que cursó durante la guerra. Cuenta Katiuska que esos escritos conservados para revelar la  dimensión humana de la epopeya fueron salvados por Celia Sánchez. Ella los fue enterrando por los rincones de la Sierra Maestra y varias décadas después Fidel los tuvo como referencia para narrar la grandeza de aquellos días guerrilleros y estratégicos.

http://issuu.com/edicionesakal/docs/9788446037231/25

Anuncios