9A832464F4C0262A6DA87830491752

La reforma migratoria de Cuba aliviará gestiones y gastos a partir del próximo lunes. No se requerirá el criticado permiso de salida para los ciudadanos de la isla y sus emigrantes podrán permanecer en ella hasta 90 días. Solo quienes lejos de valorar racionalmente atacan al país pretenden desconocer el paso de avance en relación con la regulación que desaparecerá el día 13. Tramitar el pasaporte será un procedimiento más expedito gracias a las oficinas que empiezan a emitirlos en las 15 provincias. Desde los focos habituales contrarios al proceso cubano se le resta relevancia al alcance de las transformaciones y  centran su rechazo en las limitantes para acceder al pasaporte aunque las situaciones que lo impidan estén acotadas y justificadas.

La agencia de noticias Prensa Latina detalla que “ciudadanos cubanos residentes en la isla no podrán obtener el documento de viaje si se ubican en supuestos como estar sometido a proceso penal, encontrarse sujeto al cumplimiento del Servicio Militar o por razones de Defensa y Seguridad Nacional. También se mencionan a quienes tienen obligaciones con el Estado o carecen de autorización en virtud de normas dirigidas a preservar la fuerza de trabajo calificada y proteger la información oficial”. Durante las últimas horas ha trascendido que también los médicos cubanos podrán salir libremente al exterior a partir del lunes cuando cesan los impedimentos especiales a la salida de estos profesionales.

La posibilidad de obtención de visado constituye la principal traba para los cubanos que deseen viajar. Muchas naciones, entre ellas España o Estados Unidos que han sido destinos tradicionales han endurecido las opciones de entrada a sus territorios. Este último incumple las cifras de visas acordadas con las autoridades cubanas mientras mantiene la Ley de Ajuste Cubano que permite acceder a la residencia a los nacionales de la isla que acrediten un año y un día de estancia en Estados Unidos. La concesión ha estimulado durante décadas las salidas ilegales y las deserciones pero el anuncio de la reforma migratoria ha intensificado el debate en la Florida sobre la permanencia de una exclusividad que puede poner en jaque los puntos de entrada a territorio norteamericano.

Anuncios