Etiquetas

, ,

Voto-Venezuela

La oposición venezolana airea nuevamente por qué perdió en las urnas. Su debacle en lo ético es invaluable ante la opinión pública propia y externa. Tanto desenfreno por hacerse con el poder manipulando la constitución la desmerita en medio del trance que vive el país por el estado de salud de su líder Hugo Chávez.

Tales apetencias no sorprenden pero que afloren con deshumanización en esta delicada coyuntura les deja mal parados. Para una buena parte de la sociedad venezolana la adhesión al movimiento bolivariano tiene un argumento añadido a las razones manifiestas durante los últimos lustros. Frente a la cohesión popular junto a Chávez, la demostración de quienes pugnan por revertir el resultado electoral puede que haya fragmentado aún más a unos seguidores avergonzados ante el lamentable espectáculo de los suyos.

De hecho los opositores también se desprestigian por una intentona que no solo desconoce a quien han votado mayoritariamente los venezolanos, sino que además pretende ignorar el proyecto socio económico que explica tanto respaldo ciudadano.

La procuradora de Venezuela, Cilia Flores, acaba de desmentir la versión difundida por varios sectores de la derecha nacional que quieren hacer creer que en Venezuela “habría falta absoluta de Presidente si Hugo Chávez no se presenta el 10 de enero. El 7 de octubre se expresó este pueblo y la constitución establece una formalidad para asumir el cargo presidencial, pero no lo determina cuando el presidente es reelecto”, destacó Flores.

Ante los venezolanos los opositores quedan por su indisimulada afición hacia el chanchullo para gobernar y su disposición al golpismo.

Anuncios