Etiquetas

,

Esperanza-Aguirre-visitara-Carromero-Segovia_TINIMA20130101_0184_5

Por encima de todo o de todos la ex presidenta de la Comunidad de Madrid dicta sus veredictos en función de sus apetencias de siempre tan latentes ahora como antes. Ansía titulares y va a por ellos. El regreso de Ángel Carromero desde Cuba lo ha utilizado como uno de sus habituales trampolines con disparate de por medio al declarar que no es delito la conducción temeraria que provocó el accidente en el que murieron los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero. También pide una investigación internacional sobre los tristes acontecimientos.

Pese a que el ministro español de relaciones exteriores José Manuel García-Margallo reconoció la disposición cubana para la repatriación de Carromero y el cumplimiento de las garantías procesales, Esperanza Aguirre se desmarca de las posiciones de su gobierno y arremete contra la isla. Dice que el vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP madrileño ha sido “condenado por la dictadura comunista cubana”. Nuevamente la Aguirre intenta politizar el hecho ineludible de que Carromero conducía el vehículo que colisionó en la región oriental de Cuba.

La presidenta del PP en Madrid continúa con su apuesta para mantenerse en la palestra pública de cualquier manera. Las causas sobre su “retirada” en el mes de septiembre del gobierno de la comunidad madrileña han quedado expuestas por el cúmulo de recortes que han motivado la protesta social.

En un acuerdo de conveniencia Esperanza Aguirre le deja la patata caliente a Ignacio González para no tener que enfrentar la protesta por la disminución de alrededor de 2000 millones de euros este año y la privatización de la sanidad pública. La extensión en el tiempo de las protestas sociales ha puesto en jaque al gobierno regional y resquebrajado su credibilidad. El desgaste de Ignacio González abre la posibilidad del  premeditado regreso de la lidereza en las próximas elecciones. Su habitual oportunismo mediático es consecuente con sus aspiraciones. Solo que esta vez sus acusaciones vuelven en su contra. Le señalan su falta de preocupación hacia los más de dos mil españoles que cumplen prisión en diversos países del mundo y la falsedad de sus imprudentes acusaciones sobre una supuesta tortura en la prisión cubana a Ángel Carromero quien en todo momento estuvo arropado por su abogado José María Viñals Camallonga, el cónsul general español en la isla Tomás Rodríguez Pantoja, la Embajada y el Ministerio de Exteriores.

El gobierno español comienza el 2013 con el ataque directo dentro de su propio bando por la incontinencia verbal y la codicia de Esperanza Aguirre.

Anuncios