Etiquetas

,

La cuarta jornada de debates de la Asamblea General de Naciones Unidas augura hoy una nueva serie de condenas del más alto nivel contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

El último pronunciamiento escuchado en el plenario para repudiar ese cerco a la isla caribeña fue hecho anoche por el canciller de Perú, Rafael Roncagliolo Orbegoso, en el cierre de la cadena de casi 40 discursos del jueves.

El titular peruano dijo que el bloqueo económico, comercial y financiero norteamericano es injusto, ilegítimo e ilegal, y recordó que se mantiene a pesar de las innumerables condenas de la propia Asamblea General.

Antes, el primer ministro de Islas Salomón, Gordon Darcu Lilo, reiteró su respaldo al clamor internacional por el levantamiento del asedio norteamericano contra Cuba y agradeció la colaboración del país antillano en la formación de médicos de esa ínsula del Pacífico.

En la misma línea, el jefe del gobierno de Antigua y Barbuda, Winston Baldwin Spencer, demandó a Washington el fin inmediato e incondicional del bloqueo contra el pueblo de Cuba.

Sostuvo que la continuación de esa medida destruye las esperanzas de las naciones en la solución de los asuntos mundiales y recordó las consecutivas demandas de la Asamblea General de Naciones Unidas para su levantamiento.

Advirtió sobre los incontables daños económicos, dificultades, necesidades y limitaciones ocasionadas al pueblo cubano, el cual, puntualizó, ha sabido preservar su soberanía, independencia y su derecho a la autodeterminación.

Por su parte, el vicepresidente de Seychelles urgió a derribar todas las barreras que afectan el comercio, como el bloqueo económico contra Cuba.

Asimismo, el presidente de Guyana, Donald Rabindranauth Ramotar, quiso “dejar constancia de su firme oposición” al asedio de Estados Unidos contra el país antillano y destacó los avances conseguido por Cuba en su desarrollo.

Poco antes, el jefe de Estado de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, dijo que medidas como esa causan sufrimiento a la población y están en contradicción con los Objetivos del Milenio adoptados por Naciones Unidas.

En tanto, la primera ministra de Jamaica, Portia Simpson Milles, repudió el largo bloqueo económico y comercial contra Cuba y subrayó los negativos y severos efectos en el crecimiento y desarrollo de ese país y su desarrollo.

“Jamaica reitera su llamado a finalizar el embargo contra Cuba y sus medidas extraterritoriales dirigidas a extender su alcance a terceros países”, añadió.

También el primer ministro de Lesotho, Thomas Motosoahae Thabane, criticó que no haya sido escuchado el pedido hecho durante 20 años para el levantamiento del cerco estadounidense contra Cuba.

“Nuestros pensamientos están con el extraordinario pueblo de Cuba, al cual, por décadas, le han sido negados los frutos de la prosperidad a pesar de que no tiene ninguna culpa”, manifestó el gobernante.

La denuncia al bloqueo norteamericano quedó instalada en la reunión desde el discurso inicial de los debates por parte de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, quien afirmó que “es momento de poner fin a ese anacronismo, que es condenado por la inmensa mayoría de los miembros de las Naciones Unidas.”

El rechazo a ese cerco que dura ya medio siglo también fue expuesto ante el plenario por los jefes de Estado de Namibia, Suráfrica, El Salvador, Gabón, Ghana, Bolivia y Gambia, entre otros.

Según autoridades cubanas, el daño económico ocasionado al pueblo de Cuba por la aplicación del bloqueo de Estados Unidos, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a un billón 66 mil millones de dólares.

Fuente: Prensa Latina

Anuncios